Actualidad

Fabricantes, ecologistas y consumidores reclaman a la Unión Europea la instalación de puntos de carga públicos para 2024

REDES SOCIALES

La Asociación Europea de Constructores de Automóviles (ACEA), la Federación Europea de Transporte y Medio Ambiente (T&E, sus siglas en inglés) y la Organización Europea de Consumidores (BEUC) han solicitado a la Unión Europea (UE) que apoye el objetivo de disponer de un millón de puntos de carga públicos para 2024 y tres millones en 2029. La impulsión de esta movilidad eléctrica ha provocado una alianza entre la industria automovilística, los ecologistas y los consumidores.

En un escrito conjunto enviado a los delegados de Transporte, Industria y Energía de la UE, fabricantes, ecologistas y consumidores afirman que establecer unos objetivos de puntos de carga emitirá una señal clara a los consumidores de que el número de electrolineras se conservará junto con el incremento de las ventas de vehículos eléctricos en Europa.

Por ello, solicitan a la UE que aprovechen la revisión de este año de la normativa de infraestructuras para combustibles alternativos y así reclamar un millón de puntos de recarga públicos para 2024, así como tres millones en 2029. Esto concederá la certeza a la industria y a los operadores de redes e infraestructura de recarga. Además, ayudará a la creación de un millón de puestos de trabajo en toda Europa y a lograr los objetivos climáticos de la UE.  

Punto de carga público / CAR AND DRIVER

Al mismo tiempo, el presidente de ACEA y consejero delegado de BMW, Oliver Zipse, ha señalado que los productores están fomentando la transición hacia la movilidad eléctrica, pero el triunfo de este esfuerzo se ve “seriamente amenazado” por el retraso en el despliegue de infraestructura de recarga. De esta manera, “la Comisión Europea debe proceder cuanto antes y establecer objetivos para el aumento de la infraestructura de recarga en los Estados Miembros. De no ser así, los objetivos actuales de reducción en la lucha contra el cambio climático están en riesgo”, así ha señalado en la carta Zipse. 

La directora general de BEUC, Monique Goyens, ha indicado que cargar un vehículo eléctrico debe ser tan fácil como uno de gasolina. Por ese motivo, tener una infraestructura de carga suficiente y conveniente es el camino hacia la confianza del consumidor. Para ellos, los objetivos deberían concederse a cada país y la cantidad de cargadores debería aumentar en línea con la cantidad de automóviles eléctricos que transitan por las carreteras. De la misma manera, la ley también debería establecer un objetivo de alrededor de mil estaciones de hidrógeno para 2029.

Puede que también te guste

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.