REDES SOCIALES

Actualmente es frecuente que la gente busque mejorar las prestaciones de su coche, o simplemente su estética. Esta circunstancia ha incrementado el número de distribuidores de recambios, accesorios, kits de personalización, etc. Algunas de las reformas más comunes que se llevan a cabo en los vehículos:

El tintado de lunas, requiere que le acompañe una documentación y una ficha técnica, es decir, el certificado de homologación expedido por el fabricante de las láminas cumplimentado por el taller instalador. Para evitar problemas con la ITV y en consecuencia multas, no se pueden tintar ni la de las puertas delanteras, ni el parabrisas y es indispensable que todos los cristales tratados estén sellados, mediante marcas con pistolas de arena, pegatinas, o leyendas de la propia marca.

En cuanto a las modificaciones del escape es preciso destacar que mediante de un embellecedor de escape, como por ejemplo uno de doble salida, no están tipificadas como reforma y no es necesario homologarlos. Sin embargo, una sustitución del silencioso trasero o un cambio de geometría del escape, si que están tipificadas como reformas y es necesario que un laboratorio acredite dicha reforma.

Respecto a las llantas y a los neumáticos es cierto que existen unos márgenes entre los cuales la normativa, permite la personalización sin supervisión del laboratorio, por lo tanto, en este caso no sería necesaria la homologación. No obstante, a partir de variaciones del 3% de equivalencia en los neumáticos y aumentos/disminuciones de más de 3cm de vías será necesario que el laboratorio certifique la reforma.

Sobre la carrocería es más compleja de modificar, porque debe cumplir con una serie de actos reglamentarios muy específicos. Cualquier modificación realizada en la carrocería debe estar tipificada como reforma, por lo que en consecuencia, es necesario que lo supervise un laboratorio acreditado y un ingeniero cualificado.

Las suspensiones, hoy en día, se consideran unas reformas muy habituales, exigen la aprobación de la instalación, por parte del laboratorio e ingeniero. Se realiza a través de un informe de conformidad y un proyecto técnico.

Para los kits de iluminación, como las nuevas luces diurnas, faros de xenón, etc, es necesario que el laboratorio apruebe dichas instalaciones mediante la elaboración de un informe de conformidad.

Puede que también te guste

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *